miércoles, 17 de septiembre de 2008

Fiesta del Toro de Tordesillas, Sinónimo de Analfabetismo, Pocas Luces y Pobreza de Espíritu


Nadie ha hecho un parangón, que tanta violencia en todos los ámbitos, sobretodo a la mujer, tiene su gérmen en fiestas taurinas como éstas.
Digo esto, porque tan salvaje, primitiva, cruel y desalmada "tradición", es practicada por el típico y anacrónico macho ibérico, provinciano, bebedor, putero y maltratador, con escaza formación y con valores que distan muchísimo de la tolerancia , decencia y respeto a su entorno.
Un tío que es capaz de solazarse con la muerte, tortura, desangramiento y agonía de un animal por diversión, está muy cercano de agredir a su mujer, a sus hijos y a cualquiera que considere débil, porque de eso se trata, de abusar con el débil, ya que es tan culturalmente cobarde, que es incapaz de enfrentarse con alguien o algo que le pueda dar guerra.
Ejemplos a lo comentado, se da en estos llamados "matadores" o toreros que presumen de su "arte", los que en su totalidad son analfabetos, de pocas luces (en su cerebro, no en sus trajes), que en el mejor de los casos han aprendido en el camino a hilvanar un par de frases, para dirigirse a sus aun mas ignorantes prosélitos, que claman embobados que se les premie con alguna parte cercenada del cuerpo aún caliente de su víctima, al que según ellos se ha homenajeado.
Sería un estudio digno de encomendárselo a profesionales de la medicina, antropólogos y siquiatras forenses, que de seguro nos daría una sorpresa entre la relación que existe entre violencia de género, delincuencia y los fanáticos y seguidores de las fiestas taurinas.

4 comentarios:

extremeño dijo...

Hola vivo en Cáceres y aquí los niños desde muy temprana edad se divierten cruelmente con animales, a vista y con el benepácito de sus padres.
Les amarran las colas a dos perros y luego los sueltan.
La matanzas en las cacerías es terrible, para luego juntar las decenas de cadáveres y hacer junto a ellos una barbacoa y emborracharse para celebrar sus altruistas acciones.
Matan hembras preñadas,pasando de reglamento y leyes. Es para llorar cuando les hacen cesareas post mortem para comerse el nonato.
Realmente estos salvajes en su vida fuera de los cotos se traduce en los mismos terminos morales.
Lamentable esa es nuestra querida España.

Anónimo dijo...

Esta es la imagen que damos a Europa y el mundo.
No nos olvidemos que al Rey le gusta el espectaculo, quizas recordando a sus abusivos y crueles antepasados.

Anónimo dijo...

Sublime, sin exagerar,es exactamente lo que pienso y usted lo ha escrito en forma que merece no solo una oreja, sino las dos y el rabo.pero del torero.
he enviado el enlace a todos mis contactos ya que creo su percepción y pluma es de imitar. enhorabuena de Jaén

Anónimo dijo...

No me gustan los toros, no me gusta ver un animal tan noble agonizando durante horas, pero relacionar el toreo con el alcoholismo, el puterío, y especialmente con la violencia de género me parece una acusación gravísima que no deberías hacer por puro palabrerio y ánimo de desacreditación a una, nos guste o no, tradición española desde hace siglos. Si quieres ser crítico, adelante, pero no insultes desde la ignorancia porque te demuestra ignorante y demagogo.