jueves, 14 de abril de 2011

Visita a Jordania y el Triste Papel de sus AA RR



Hemos financiado la visita de nuestras Altezas Reales, a unas amistades-colegas que dejan mucho que desear, por su clara obscesión por el lujo, el glamour y por supuesto por el poder.

Los visitados, con el culito un tanto apretado por el inexorable avance de las reivindicaciones de países vecinos, en que están hasta el gorro de tantos vividores apernados por generaciones al poder, mientras sus pueblos viven en la miseria, en el miedo a disentir y en la sumisión.

Ahora van nuestros príncipes a ponerse ciegos de comilonas de diseño, mientras su colega le enumera las reformas que ha dictaminado, para que su pueblo tenga un remedo de democracia, que él seguira manejando, pero que piensa será suficiente para engañar a sus súbditos.

Triste papel el que hace nuestro enviado Real, blindando, protegiendo e intentando legitimar una autocracia, con parlamento de utilería al igual que el que tiene su otro amigo íntimo y colega ,como el impresentable y tirano Mohamed VI, que Preside el consejo de ministros, elige al primer ministro, nombra a todos los mienbros del gobierno, es generalissimo (¿les suena?)de las FFAA,autoridad máxima del poder judicial y si esto no fuera poco es la máxima autoridad religiosa de lo pobres y sometidos marroquíes.

Pero todo esto, nos lo hacen olvidar los medios afines (todos), distrayendonos con comentarios de lo guapas y elegantes que son las princesas, de lo que cuchichean , de sus zapatos o de si se parecen o no. Solo Sopa Boba, que nos dan a raudales, para que no veamos lo dramático, vergonzoso y obsceno que esconde este dichoso viaje que se financia con el dinero de todos.

2 comentarios:

Manu Cueva. dijo...

Eres un gran Bloger muy bueno el artículo. Saludos.

Paripé-real dijo...

si ;;ahora falta que nuestros bucólicos principes, se dejen ver por Yemen y por Siria ; deben dejar bien asentadas sus preferencias y amistades; el problema es que ese apoyo nos representa a esa mayoría que lo considera obsceno y servil.